Por qué escribo.

Desde niña encontré en la escritura la mejor manera de expresarme. Uno suele escribir porque tiene mucho que decir o porque calla demasiado. En mi caso, estos dos atributos engranaron a la perfección y encontré en el papel y la pluma la válvula de escape precisa, para no implosionar.