TRES PAYASOS PARA PRESIDENTE Y EL CIRCO DE LAS ELECCIONES.

circo.jpg

Columna #PeRiPeCiA, Revista Cancuníssimo.com,  26 de enero de 2018

 

En este circo que llamamos “Las Elecciones”, los tres contendientes más populares harán uso de sus mejores artilugios para ganar el favor del público y adjudicarse el escenario principal. Cada 6 años, se realiza este espectáculo y la gira de campaña itinerante por toda la república.
Estas son las luminarias del 2018:

EL PAYASO TRISTE: Su apellido empezaba a resonar como material para broma escatológica, así que nos enseñaron a pronunciarlo en inglés para frenar los memes.
Porta el uniforme del circo de dinosaurios más antiguo del país y trae un legado de corrupción e impunidad al que debe serle fiel.
Tiene experiencia en la cuerda floja, donde ha malabareado con la recaudación de entradas, relaciones públicas con circos de otros países y procurar el bienestar del público general. Hace como que camina y hace como que se cae, pero ni una ni otra le salen bien, por eso es un payaso triste, porque teniendo la posibilidad de destacar, nunca brilló.
Es de colmillos largos y boca pequeña, por lo que le cuesta trabajo sonreír y verse feliz.

EL PAYASO LENTO: Este es el más viejo de todos y sabe más por diablo que por su edad. Lleva 13 años de campaña ininterrumpida y ha trabajado en todas las carpas y circos. Siempre presente en la mente de su público, que no sabe si lo admira por ser perseverante o lo sigue por fe ciega y curiosidad. Su hablar pausado no le ayuda: se le va el avión y no es piloto, mira al cielo y no está rezando, se le hacen preguntas y amplía las dudas. Trata de causar gracia, pero le falla el ritmo. El timming en la comedia, hace toda la diferencia entre la carcajada y la mueca, y este payaso siempre llega tarde a dar el “punch”. De ser escogido, se rumora que mutará de payaso a mago, ya que tiene más experiencia en actos de desapariciones, cortinas de humo, ilusionismo y nuevos trucos con ligas.

EL PAYASO TRILUNGÜE: Antes de renunciar al circo en el que trabajaba, planificó un atentado con bomba y lo hizo estallar, salió ileso y fue el único sobreviviente. Está dispuesto a disfrazarse de lo que el dueño del circo le pida y será complaciente si la recompensa es ganar.
Si una persona homosexual o una mujer liberada desea comprar boleto para su show, no les negará la entrada porque respeta y reconoce sus derechos; pero aunque paguen el mismo precio que todos, su entrada no incluirá silla porque justo para ellos, no hay lugar. Para ser un circo laico, este payaso es moralista.
Su corta edad, la dudosa escala de valores que practica y su pronunciación políglota, son totalmente “insolting an onacceptabol”.

Todos prometen un show nuevo y un cambio radical, claridad en la venta de taquilla, transparencia en la distribución de ingresos, garantizar la seguridad del público, ofrecer rutas de evacuación y contar con botiquín de emergencia. La trama principal del espectáculo no se basa en plantear propuestas y soluciones, sino en descalificar al otro payaso. Esperamos disfrute la función.

Aclaraciones:
El objetivo principal del espectáculo circense es entretener.
La entrada incluye un pan por persona.
Para contrataciones privadas o entrega de donativos, favor de contactarse directamente con el dueño del circo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s