EL CONCEPTO QUE TENÍAMOS SOBRE MÉXICO, SE ACABA DE RESIGNIFICAR.

Columna de opinión #PeRiPeCiA, Revista Cancuníssimo.com

29 de septiembre de 2017international-2694681_1920

 

EL CONCEPTO QUE TENÍAMOS SOBRE MEXICO, SE ACABA DE RESIGNIFICAR.

El reciente terremoto nos cimbró más allá de lo tangible: destruyó a la par, muchos conceptos preestablecidos.
Desmanteló ideas arraigadas que carecían de cimientos, evidenció columnas ideológicas que nada sostenían, se resquebrajaron los ideales mal colocados y sucumbieron los muros de los prejuicios.

Nos queda claro hoy, que los mexicanos no somos apáticos como creíamos, que sí podemos voltear la mirada para reconocernos en el otro, cuando la solidaridad, tanto en el dolor como en la ayuda, es inminente. Pudimos ver que no estábamos tan lejos uno del otro y que la distancia y las diferencias no nos hicieron sentir menos cercanos, ni impidieron que nos desbocáramos a la causa común. Reconocimos que el amor hacia nuestro país nos corre por las venas y que el corazón de México es uno.

No esperamos a que llegara pronto el auxilio de las instituciones, nos volcamos a las calles porque la prisa era vital. Nos dimos cuenta que la fuerza de 200 hombres unidos levantaba una loza pesada cuando la grúa no llegó; que el ciudadano promedio dejó de pensar en su propia vida para salvar otras, y mientras los estudiantes de medicina se graduaban en los albergues, recuperábamos centros de acopio y camiones con toneladas de ayuda, que habían sido secuestrados por partidos políticos, sin importarnos las consecuencias. Nos dimos cuenta de nuestra fortaleza y ante la indignación perdimos el miedo.
Explotamos contra el saqueo de víveres con todo tipo de camuflaje y estandarte y nos quedó claro que el dinero que tiene el gobierno es nuestro y que los gobernantes son nuestros empleados, que la “autoridad” somos nosotros y que en el título de “servidores públicos” está implícita su misión.

Se vino abajo la creencia de que éramos un pueblo dormido y que teníamos el gobierno que nos merecíamos.
Nos revalorizamos como nación y nos queda a flor de piel la necesidad de exigir que quienes ponemos al mando estén a nuestra altura y no sólo les interese el bienestar del país cuando necesiten nuestra credencial del INE en períodos electorales. Pudiendo, los partidos políticos, aprovechar ésta ocasión para ayudar y así mejorar su ya devaluada imagen pública, optaron por la indiferencia y el robo de ayuda humanitaria para colocarles sellos apócrifos, y al ser desenmascarados perdieron la poca credibilidad que les quedaba. Ahora son juzgados por sus actos y omisiones; sus palabras carecen de respaldo.

Nos dimos cuenta que los políticos no son dignos de llamarse Mexicanos, que les queda grande el nombre porque no reaccionaron como nosotros y se desmoronó el concepto del gobierno “paternalista”, porque nos vimos huérfanos… y nos supimos fuertes.
Se destruyó nuestro concepto erróneo de que los mileanials eran “ninis”, los etiquetamos desde la ignorancia, sin conocer de qué estaban hechos y nos callaron la boca.
Pertenecen a una generación vigorosa que creció al ritmo de la tecnología, y sabiéndola usar mejor que nosotros, en labor titánica transformaron el propósito de las redes sociales tejiendo lazos de ayuda y dándole sentido humano e hidalguía a los avances tecnológicos y a la comunicación viral. Demostraron que son capaces e inteligentes, fuertes y resilientes, adaptables e inventivos, creadores de plataformas de ayuda con gran poder de convocatoria, excelentes organizadores; incansables y entregados sin miramientos, conocedores de sus derechos, y orgullosos de nuestro país.

La solidaridad dejó de ser un sustantivo prostituido por campañas políticas y se convirtió en verbo contundente y activo. La labor a seguir es la reconstrucción del país en todos los sentidos, creando sinergia entre el sector empresarial con mayor injerencia en la política, la indispensable participación ciudadana y la creación de mecanismos de seguimiento que nos permitan ver los resultados con transparencia.

El concepto que teníamos sobre México, se acaba de resignificar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s